Liderazgo vs Victimismo, Autonomía vs Dependencia, Colaboración vs Competencia, Innovación vs Experiencia... todos ellos cambios en el nuevo paradigma, la Nueva Era, la Era del Conocimiento. Y en este post... Ser vs Tener. ¿Quieres saber más?



Hoy voy a comenzar con un cuento, basado en un relato de Paulo Coelho:

Cuento del Pescador y el Empresario:

Un Empresario estaba en el muelle de un pueblo costero cuando llegó un bote pequeño con un solo Pescador. Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño. El empresario elogió al Pescador por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo le había tomado pescarlos.


El Pescador respondió que sólo un poco de tiempo. El Empresario luego le preguntó por que no permanecía más tiempo y sacaba más pescado. El Pescador le dijo que tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia.


El Empresario luego preguntó, ¿pero qué hace usted con el resto de su tiempo?. El Pescador dijo, "Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siestas con mi esposa María, me voy todas las noches al pueblo donde tomo ron y toco guitarra con mis amigos. Tengo una vida completa y ocupada.".


El Empresario replicó: "Yo soy un MBA de Harvard y podría ayudarte. Debería gastar más tiempo en la pesca y con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podría comprar varios botes, eventualmente tendría una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario lo podría hacer directamente a un procesador de pescado, eventualmente abrir tu propio procesador de pescado. Debería controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Debería salir de este "pobre" pueblo e irse a la ciudad, luego a la capital y eventualmente al exterior, donde manejaría su empresa en gran expansión. "


El Pescador preguntó, "¿Pero cuánto tiempo tarda todo eso?" A lo cual respondió el Empresario "Entre 15 y 20 años". "¿Y luego qué?". El Empresario se ríe y dijo "que ésa era la mejor parte". "Cuando llegue la hora debería anunciar un I. P.O. ( Oferta Inicial de Acciones ) y vender las acciones en oferta al público. Se volverá rico, tendrá millones". "Millones... ¿y luego qué?". Dijo el Empresario: "Luego se puede retirar. Se muda a un pueblo en la costa donde puede dormir hasta tarde, pasear un poco, jugar con sus hijos, hacer siesta con su mujer, ir todas las noches al pueblo donde tomas ron y tocar la guitarra con sus amigos".


El Pescador respondió, "¿Acaso eso no es lo que tengo ya?"


 

Ser-Tener-Hacer


Todos somos y hemos estado siendo Empresarios con MBA de Harvard.


Y como empresarios hemos basado nuestra existencia en hacer, hacer, hacer, ... para tener, tener, tener y de ese modo lograr SER. ¿Ser QUÉ? ¿Poderosos? ¿Ricos? ¿Famosos? ¿Qué hemos tenido que dejar atrás hasta el momento de lograr SER? Y luego, ¿hemos conseguido ser lo que considerábamos que queríamos ser? ¿O nos hemos convertido en algo diferente a lo que esperábamos? ¿O lo que esperábamos ser no es tanto como imaginábamos?


En ese momento entra en el escenario la "crisis de identidad".


¿Quién soy?


¿En qué me he convertido?


¿Quién soy, si no soy lo que he sido hasta el momento?


Crisis que no aparece si nos reconocemos desde el principio, si sabemos quiénes somos... por lo que...



SEAMOS AUTÉNTICOS


(con lo que la palabra Autenticidad implica...)


 

Seamos, para tener claro qué necesitamos Hacer para poder Tener.


Será la manera en la que hagamos en coherencia con nuestros VALORES.


Y ahí está uno de los quids de la cuestión. Identificar los valores. Valores que están cambiando, se van transformando. Otros nuevos que toman relevancia respecto a otros que van perdiendo posiciones en nuestra escala de valores.


Ahí estamos. En esa crisis de identidad. Una crisis de identidad también consecuencia de la crisis en la que nos encontramos.

 

¿Y qué beneficios podemos encontrar de esta crisis?

Encontrarnos, definir quiénes somos y lo que queremos. Hacer una parada para reflexionar y redefinirnos.

Es lo que están haciendo las nuevas generaciones, las cuáles nos están haciendo de espejo.


Hasta el momento éramos esclavos del modelo industrial, jefe, capataz, empleado, acatar órdenes, hacer y hacer, incluso sacrificando aspectos y valores personales.


No digo que este modelo no siga existiendo, no. Por desgracia la crisis hace que cierto sector haya involucionado de modo que incluso vuelva a realizar prácticas que formaban parte del pasado.


O lo intentan.


Creo firmemente que el modelo global está cambiando. Que existe una tendencia.


El tener es un valor que va decayendo.

La ambición, el poder,... han ido formando parte del pasado, de lo que llaman "las castas". Ha sido evidente mediante el escaparate que la sociedad ha estado viendo y siguiendo a través de los hechos de los últimos años.

Surgen movimientos que demuestran que se puede sobrevivir con menos de lo que pensamos. De hecho, ¿no sobrevivirías si dejaras todo y te fueras a otro país con lo mínimo? Te puedo asegurar que existen casos reales que lo han conseguido ;-)

Los departamentos de RRHH promueven incentivos que definen el "salario emocional", como, por ejemplo, poder tener el día libre para poder pasar el día del cumpleaños de tus hijos con ellos.

 

El hacer por hacer o porque me dicen que haga ya no "se estila".


Comenzamos a romper con la inercia. Tenemos la gran oportunidad de plantearnos ¿para qué hacemos?. Evaluamos si lo que hacemos va en consonancia con lo que deseamos.


Hasta el momento hemos estado haciendo para Tener, y cuando nos hemos dado cuenta que Tener tampoco nos ha proporcionado la "felicidad", nos planteamos ¿qué estamos haciendo?


¿Te suena?


El SER se reafirma como la búsqueda constante de la "felicidad"

SIENDO, en mayúsculas, nos sentimos coherentes con nosotros mismos, y así es como nos sentimos realizados, en paz. Si no tenemos claro cuál es nuestra sintonía de nuestro SER, seguiremos haciendo sin rumbo, y seguiremos teniendo sin sentirnos llenos.

 

Te invito a realizar una reflexión, mediante una secuencia de preguntas en torno al ser, hacer y tener.




  • ¿Quién soy?

  • ¿Cuáles son las creencias, los valores, los hábitos que me definen?

  • ¿Cómo soy?

  • ¿Cuáles son mis fortalezas y mis debilidades?

  • ¿Cómo defino felicidad? (satisfacción, plenitud, realización,... como desees llamarlo)

  • Si identificara 5 momentos de felicidad en mi vida, ¿qué tienen en común?

  • ¿Cómo he sido en esos momentos?

  • ¿Qué momentos de felicidad tengo ahora en mi día a día?

  • ¿Cuándo siento que doy lo mejor de mí? ¿Cómo me siento en ese momento?

  • ¿Qué estoy haciendo en ese momento?

  • ¿Cómo actúo, qué hago habitualmente?

  • ¿Hasta qué punto mis pensamientos/sentimientos están en concordancia con mis actos?

  • ¿Qué ha ocurrido para que se den las condiciones para poder dar lo mejor de mí?

  • ¿Qué necesito hacer para que esas condiciones se repitan?

  • ¿Qué tendré cuando lo consiga?


Secuencia en la que partiendo del SER, llegamos al Tener a través del Hacer.

Lo explica Jorge Bucay en la siguiente entrevista. Es una entrevista muy interesante, y aproximadamente a partir del minuto 11.

Si no ves bien la imagen, también lo puedes ver aquí: Ser vs Hacer vs Tener 


¿Qué te han parecido las reflexiones de Jorge Bucay?


¿Qué te ha llevado a reflexionar este artículo?


 

Si tienes alguna duda, te espero en la sección de Contacto, estaré encantada de entablar conversación contigo al respecto de este tema. En cualquier caso, y por supuesto, tus comentarios  son bienvenidos en el blog.



 


Si no te quieres perder artículos como éste, te puedes suscribir al blog en este link.