¿Formas parte del equipo ejecutivo de una empresa que decide las promociones de sus empleados? ¿Quizás eres de Recursos Humanos y estás involucrad@? Si estás o estabas en las listas de candidatos a promoción, ¿cómo has vivido la posibilidad de promocionar en tu empresa este año? ¿Igual? ¿De manera diferente? En este post te explico qué nos pasa en este período anual y cómo afrontarlo.



Sé de lo que hablo. Durante casi 15 años formé parte de una empresa de consultoría internacional, una de las mejores, Accenture, donde puedo decir que me desarrollé como profesional y también como persona. Me aportó muchas experiencias, enormes aprendizajes, y haber convivido con una red de profesionales en la mayoría de casos como la copa de un pino (como solemos decir en Spain...).

Una de las cosas que aportan estas organizaciones internacionales es la estructura que tienen definida. Estas empresas se van adaptando a los nuevos tiempos de globalización, de competencia internacional, de movimiento hacia países emergentes, era 2.0, etc. Ya hace años que lo van haciendo, y lo necesitan  hacer si quieren ser organizaciones punteras.

Una de las estructuras que tienen definida también es el procedimiento de promoción dentro de la empresa. Suelen ser empresas piramidales, donde los niveles inferiores de la pirámide son los de menor categoría o nivel (lo cual no desprecia el puesto, ni mucho menos) y el nivel superior es el de los altos mandos o ejecutivos.

 

promocion ascenso subida sueldo trabajo coach


¿Cómo llegar a los altos puestos? Mediante el performance, normalmente. Y digo "normalmente" porque creo que en los momentos en los que se tejen las futuras promociones hay que estar en el sitio y la momento adecuados con la estrategia adecuada.

¿Has vivido esta experiencia? ¿Quizás la experiencia de un potencial ascenso? Explico a continuación las fases por las que se pasa a lo largo de una promoción y los pensamientos, emociones, sentimientos que nos pueden ir surgiendo a lo largo de ellas.

  • Evaluaciones: Hay un período de evaluación en el cual es necesario que tus superiores reporten tus habilidades, tus fortalezas y tus áreas de mejora.

    • Reflexión: ¿qué considero que tienen que evaluar de mí? ¿Realmente me lo merezco? ¿He dado todo lo que podía dar de mí mism@?

    • Toma de conciencia: quizás he dado todo lo que podía o quizás podría haber dado más.

    • Comparaciones: muchos buenos profesionales y compañeros que optan a la misma promoción y hasta pueden ser mejores que yo. ¿Se llamarían competidores? ¿Qué te dice esa palabra?

    • Culpabilidad: y si ahora hubiera aceptado aquel proyecto, y si hubiera sabido gestionar mejor la situación X, y si no me hubiera quejado a mi superior... El eterno "y si".

    • Definición de la estrategia: ok, ahora estoy donde estoy. ¿Qué quiero? ¿Darme a conocer? ¿Que me valoren mi trabajo? ¿Lo conocen? ¿Se me da bien "venderme"? ¡No me gusta hacerlo! No valgo para ello...





  • Toma de decisión: El siguiente período es el de las reuniones del equipo ejecutivo y Recursos Humanos, período en el cual se decide quién finalmente promociona, a la vez que período de espera de la decisión final.

    • Ansiedad: ¿qué habrán dicho de mí en las reuniones de evaluación? ¿Qué interpretaciones posibles hay en lo que han dicho de mí en la reunión? ¿Cómo me está afectando el haber oído el comentario sobre mi profesionalidad o mis habilidades? ¿Habré seguido la estrategia correcta para que sepan quién soy?

    • Curiosidad: voy a preguntar qué tal ha ido la reunión, ¿para qué? ¿Qué me va a aportar saberlo? ¿Cómo me puede afectar después esta información?

    • Preocupación: ¿cómo estarán yendo las reuniones?

    • Nervios: aaahhh, lo quiero saber ya! Y cuando se acerca la fecha, cada mañana, busco el mail de Recursos Humanos con la publicación final.





  • Comunicación: El último período es el de la final comunicación que recibes con el resultado final: promoción o no promoción.

    • Nervios: de nuevo, sobre todo en el momento de apertura del mail... ay ay ay...

    • Si promocionas:

      • Alegría: cómo no. Es un subidón. Es lo que estabas esperando, por lo que has luchado tantos años (¿qué dice esto de ti?), por fin han reconocido tu trabajo y tu esfuerzo, e incluso sacrificio.

      • Orgullo: te sientes orgullos@ de haber llegado hasta ahí.

      • Modestia: aparece en el momento que te felicitan, en el momento que tienes que acercarte a aquellos que no han promocionado y también eran candidatos como tú

      • Imaginación: comienzas a pensar qué vas a hacer a partir de ahora, para qué va a servir el aporte económico que supone la promoción, en qué lo vas a invertir.

      • Preocupación: o te preguntas a cuántas cosas vas a tener que renunciar a partir de ahora (más viajes - menos tiempo con la familia, más exigencias por parte de la empresa - menos posibilidades de decir que no, etc)



    • Si no promocionas:

      • Decepción, frustración: la gestión de las expectativas, uno de las grandes habilidades de las que carecemos en ocasiones.

      • Reconocimiento: si en el fondo ya sabías que podía ocurrir, ya sea porque en el fondo podrías haber dado más de ti, o porque te consideras inferior a tus compañeros.






Miedos, modestia, decepciones, amarguras, nervios, expectativas, gestión de la competitividad, valoración de tu propio rendimiento, comparaciones con los demás, etc... Cuántas emociones y habilidades se ponen en marcha con este tema tan susceptible.

Y con toda esta reflexión, antes de todo, ¿te has llegado a preguntar "¿Para qué quiero promocionar?". Te invito a que te hagas estas preguntas en el momento que te se acerque tu propio torbellino de emociones:

  • ¿Para qué quiero promocionar?

  • ¿Qué buscas con la promoción?

  • ¿Qué me va a aportar promocionar?

  • ¿En qué voy a cambiar como persona? Carácter, estilo de vida...

  • ¿En qué va a cambiar mi entorno? Familia, amigos...

  • ¿A qué voy a tener que renunciar?

  • ¿Qué valores de mi vida estoy teniendo en cuenta para conseguirlo?

  • ¿Qué valores prevalecen en mi deseo de promoción?


¿Cuáles han sido tus respuestas?

Si no formas parte de una gran multinacional pero sí de un pequeño negocio, seguro que también se te aplican gran parte de los puntos de este artículo. ¿Con cuáles de ellos te has sentido identificad@? 


¡Te espero en los comentarios del post!


Si tienes alguna duda, te espero en la sección de Contacto, estaré encantada de entablar conversación contigo al respecto de este tema.


Si no te quieres perder artículos como éste, te puedes suscribir al blog en este link.