Acabamos el año. Pasamos página. Entramos en una etapa de nuevas posibilidades... Así es como me gusta pensar, considerar que avanzamos y que entramos en una fase llena de nuevas oportunidades, incógnitas, proyectos...

¿Quieres saber cuáles son las 5 preguntas que no puedes dejar de hacerte al acabar el año?



Puede haber sido un año que no desees olvidar, un año de nuevas personas en tu vida, un año de cambios positivos, un año de encuentros deseados...

O puede haber sido un año del cual desees olvidarte cuanto antes, del cual desees pasar al año siguiente porque peor no puede haber sido, un año de frustraciones, un año de desilusiones, de pérdidas...

Y aun así, haya sido como haya sido... te invito a curiosear dentro de este año, observarlo desde distintos puntos de vista, recordar los grandes eventos así como los pequeños detalles, como si fueran fotogramas...

 

Y habiendo realizado esta introducción... ¿cuáles son las preguntas más importantes que te pueden ayudar a hacer balance?

 

Preguntas-al-acabar-el-año

 

1. ¿Qué te llevas?

Si tuvieras que resumir el año en 5 palabras, ¿cuáles serían? Tómate tu tiempo. Recuerda... Filtra, selecciona...

¿Qué te está diciendo tu respuesta?

Si pudieras ampliar con 5 palabras más, ¿cuáles serían?

¿Qué ha hecho que estas 5 palabras o vivencias las hayas considerado en segundo lugar?

¿A qué le has dado real importancia?

 

2. ¿Qué aprendizaje has tenido?

Si te vieras el primer día del año y te observaras ahora mismo, ¿qué ha cambiado en ti este año? ¿Qué has aprendido? ¿De qué estás orgulloso/a?

Cuando uno aprende, a la vez desaprende, así que una estupenda manera de aprender es desaprendiendo, así que ... ¿de qué aprendizaje te has desprendido?, es decir, ¿qué has desaprendido?

¿Cómo te sientes con el cambio de contenido dentro de tu mochila de conocimientos, creencias, valores? Tu equipaje en estos momentos es diferentes al que tenías al comienzo del año, y has sido TÚ quien ha extraído y ha introducido nuevos componentes...

 

3. ¿Qué parte de responsabilidad has tenido en las vivencias de este año?

Puede que parte de las situaciones experimentadas no hayan sido fruto de tu influencia, puede que ni siquiera hubieras tenido el poder de cambiar nada. Ahora bien, ¿cómo las has vivido? ¿Cuál ha sido tu actitud? ¿Cómo has conseguido que te influyera?

Si han sido experiencias por otro lado maravillosas, ¿cómo has influido para que acontecieran? ¿Qué han provocado en ti que las valores como de las mejores experiencias incluso de tu vida?

Un año son 365 días, así que no dudo de que habrás tenido más de un logro.

¿Qué te habría gustado haber conseguido y no has podido lograr? Piensa en los motivos que pueden haberte impedido el logro. ¿Qué ha pasado? ¿Puedes identificar qué es concretamente lo que necesitas cambiar para una siguiente ocasión?

Ahora piensa en los logros que has conseguido. ¿Cómo lo hiciste? ¿Qué capacidades te demostraste a ti mism@? ¿Cómo considerabas que era tu objetivo antes y después de alcanzarlo? ¿Cómo era tu zona de confort antes y después de tu logro? 

 

Y ahora...

Dicen que lo que permanece en la memoria no son los actos, los hechos, sino las emociones... Por lo tanto...

 4. ¿Qué emociones has vivido este año? 

¿Cuál ha sido la más fuerte de estas emociones?

¿Cuántas veces has reído? ¿Cuántas veces has llorado?

¿Cómo has sentido este año las emociones en ti?

¿Cómo han influido tus emociones en los demás? ¿Qué desearías cambiar?

 

Y mirando al futuro...

5. Si tuvieras la oportunidad de volver a revivir este año, ¿qué cambiarías?

Ahora lo puedes ver con perspectiva. Ahora, adicionalmente, incorporas el aprendizaje realizado, por lo tanto, teniendo en cuenta esta diferencia, ¿qué cambiarías? ¿Cómo lo harías?

¿Qué te empodera realmente versus a cómo viviste la situación anteriormente? ¿De qué recursos dispones? ¿Cuáles reconoces ahora que no reconociste en su momento?

 

Vaya... pensaba que iban a ser 5 preguntas, y si me pongo a contar todas las que he escrito, salen unas cuantas ;-)

 

Sea como sea, te animo a hacer balance del año. No huyas adelante sin hacerlo. Este momento de reflexión te puede ayudar a entender aspectos de ti mism@ que necesitas reconocer para poder crecer, poder desarrollarte. En definitiva, para avanzar.


 

Como siempre digo... Te invito a... Observarte, a Reconocerte, a Sentir mientras te estás observando y reconociendo... y luego ya Extraerás tus propias conclusiones, pero ante todo... Disfruta mientras lo haces y Diviértete!

 

La curiosidad es la mejor fuente de conocimiento.



Si tienes alguna duda, te espero en la sección de Contacto, estaré encantada de entablar conversación contigo al respecto de este tema. En cualquier caso, y por supuesto, tus comentarios  son bienvenidos en el blog.


Si no te quieres perder artículos como éste, te puedes suscribir al blog en este link.