Ésta es la quincena de los mapas mentales. Si el martes pasado publiqué sobre cómo hacer tu mapa mental para el 2014, hoy me gustaría profundizar sobre la aplicación de los mapas mentales en la empresa.

Como os comenté en ¡Haz tu mapa mental del 2014!, los mapas mentales son un método muy eficaz de recoger información, de tomar notas y expresar ideas, ponerlas en orden, vincular unas a otras, y además de una forma lógica y creativa. (¡Lee el artículo, pues en él comento cómo se realizan los mapas mentales!)

¿Cuándo surge la necesidad en el mundo de la empresa?

Por ejemplo en la siguientes dos situaciones:

  • cuando se necesita definir un objetivo al detalle

  • a la hora de tomar decisiones


¿Cuáles son los beneficios de la utilización de los mapas mentales en la empresa?

Ayudan a:

  • Organizar las ideas y vincular unas con otras. Podemos tener la tendencia, si no somos demasiado analíticos, a quedarnos en la primera idea, consecuencia. En una empresa esto no es permisible. Se necesita llegar al detalle mínimo de cualquier decisión estratégica, pues si la empresa (comité directivo, jefe de proyecto, etc) no se prepara para las consecuencias que pueda tener cualquier decisión, puede incurrir en una situación grave para la empresa.

  • Centrar y poner foco en el análisis. Si todas las personas involucradas en una reunión piensan juntas en las consecuencias de una decisión, no se dispersa el análisis, sino que se focaliza, pues todas ellas están al unísono generando ideas sobre ese punto específico. Esta técnica es también conocida por pensamiento lateral (podéis encontrar una de sus técnicas o dinámicas en Los Seis Sombreros para Pensar de Edward de Bono.

  • Mejoran las sesiones de lluvia de ideas. Los mapas mentales proporcionan un dinamismo y creatividad que ayuda a que las ideas fluyan.

  • Mejoran la comunicación y la colaboración. Por el hecho de centrar a los componentes del equipo en un mismo punto, hace que no se dispersen y abran puntos en otras áreas. También ayuda a escuchar las ideas de los demás, que pueden abrir nuevas oportunidades y reflexiones.

  • Aumenta la productividad. Este tipo de dinámica, centrando la discusión, poniendo foco, proporciona un análisis exhaustivo y conciso, que sin aplicar la técnica podría durar más del doble de tiempo

  • Disminuye el riesgo. Cada componente del equipo puede proporcionar puntos de análisis diferentes, para luego entre todos aportar soluciones o perspectivas a esos puntos. De ese modo disminuye el riesgo de olvidar aspectos importantes en el análisis.


Mapa-mental-empresa


¿Qué preguntas pueden ayudar a desarrollar un mapa mental?

Muchas de ellas pueden encontrarse en el artículo mencionado anteriormente para hacer el mapa mental del 2014.

Por ejemplo, en la definición de un objetivo y su toma de decisión, pueden ser:

  • Significado

    • ¿Qué significa el objetivo de la reunión para ese equipo? ¿Para la empresa?

    • ¿Qué conseguirá?



  • Fecha

    • ¿Cuál es la fecha del objetivo?

    • ¿Para qué esa fecha?

    • ¿Qué representa esa fecha para el equipo y la empresa?

    • ¿Qué fechas intermedias son hitos importantes, para conseguir el objetivo en cierta fecha?



  • Recursos

    • ¿Qué necesita la empresa/equipo hacer para conseguir el objetivo?

    • ¿De qué recursos dispone?

    • ¿Qué otros recursos necesita?

    • ¿Que implica el necesitarlos?



  • Motivación - Compromiso

    • ¿Qué tipo de motivación y compromiso necesita el equipo/empresa tener para ponerse en el camino de lograr el objetivo?

    • ¿Cómo va a conseguir esa motivación? ¿Ese compromiso?



  • Impactos en entorno

    • ¿En qué va a impactar en el entorno el conseguir tu objetivo? Competencia, colaboradores, clientes, proveedores...



  • Renuncias

    • ¿A qué va a tener que renunciar la empresa o el equipo para conseguir el objetivo?

    • ¿Cómo lo vas a gestionar?




 

Una vez finalizada la sesión, las conclusiones suelen ser que el tener en cuenta estas consideraciones y otras tantas, ayuda a poner en orden las ideas, y descubrir puntos que inicialmente se escapaban.

El siguiente paso es pensar cuáles son los puntos que más pesan para tomar la decisión final. Siempre se le puede añadir algún símbolo más al mapa mental para definirlo.

 

¿Qué opinas?


Si formas parte de un equipo/empresa, ¿quieres probar con la utilización de los mapas mentales?


 


Si tienes alguna duda, te espero en la sección de Contacto, estaré encantada de entablar conversación contigo al respecto de este tema. En cualquier caso, y por supuesto, tus comentarios  son bienvenidos en el blog.


Si no te quieres perder artículos como éste, te puedes suscribir al blog en este link.