¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza cuando hablamos de un "equipo"? Me apuesto a que un equipo de fútbol, baloncesto o tu deporte preferido. Pero... ¿sabes que tú perteneces a varios equipos? Sigue leyendo y te darás cuenta de a cuántos equipos perteneces y los juegos de equipo.

Tú, como persona perteneces a distintos entornos: la familia, tus amigos, el trabajo... Vamos a escoger un par de situaciones para entender el juego de los equipos.

 

Juegos-de-equipos


 

La familia

Debes de tener más de un rol en tu familia: hij@, madre o padre, hermano@, tí@, sobrin@, yerno, nuera... Piensa en un evento anual como puede ser el de la cena de Nochebuena, víspera de Navidad. Cómo se prepara esa cena, cómo se planifica, cómo se decide en qué casa celebrarla... ¿Has vivido alguna situación de estrés, ansiedad, preocupación entorno a dicha planificación? ¿Y los demás componentes de tu familia? ¿Habéis hablado entre algunos componentes sin atreveros a dar el paso de cambiar la traición, de proponer alternativas novedosas, de sugerir cambios?

Cambiemos de situación.

El trabajo

Formas parte de un equipo. Puede ser un comité ejecutivo como el equipo de un proyecto determinado. Tenéis un objetivo. Necesitáis llegar exitosamente a un punto concreto: aumentar las ventas un 5% en el año actual.

Imagina que eres el componente financiero de dicho equipo, por ejemplo el Director/a Financiero. Otra persona es el Director/a de Marketing, y contamos también con el Director/a Comercial, el Director/a de Producción y el Director/a de RRHH.

Aumentar las ventas un 5% en el ejercicio actual puede ser el objetivo que se os ha marcado como equipo, pero ¿es realmente tu objetivo? Tú como un componente del equipo, en este caso el Director/a Financiero puedes tener distintos intereses, como el de mantener a flote la cuenta de resultados. El Director de Marketing el de cambiar la imagen de la compañía a un enfoque más agresivo, el Director  Comercial puede tener el objetivo de implantar exitosamente su nueva red de ventas, el Director de Producción el de reducir los costes de materia prima, y el Director de RRHH el de mantener a la plantilla motivada a pesar de un ERE y reducción de planes de formación (estaría muy bien, podéis leer mi post anterior sobre qué solicito a los directivos y empresarios).

Si cada uno de los componentes del equipo vela por su propio interés, sin estar dispuesto a ceder por el objetivo común, ¿a qué crees que juega el equipo? Este equipo jugaría A PERDER.

A continuación os indico los 4 juegos a los que puede jugar un equipo:

  • Jugar a ganar: en este caso, los componentes del equipo consideran a su equipo como su primer equipo, es decir, dejando de lado los intereses individuales. En el momento que el equipo se reúne, el equipo en cuestión es su único barco, donde todos reman en la misma dirección. Es un equipo alineado con su objetivo, comprometido, sin ego individual.

  • Jugar a no perder: un equipo que no se reta a sí mismo, que elude responsabilidades, que se resiste al cambio. Sus miembros entregan lo mínimo de sí mismos, no asumen riesgos. Es un equipo resignado.

  • Jugar a perder: sería el caso de un equipo cuyos componentes no se involucran, no creen en el objetivo común, no apuestan ni tienen interés por él. Un equipo sin confianza, con intereses ocultos, con rencores, que no dejan sus intenciones particulares fuera del equipo. Un equipo resentido y desempedrado.

  • No jugar: escéptico, juego a otra cosa, no me he enterado. El objetivo no va conmigo. Puede ocurrir que algún miembro del equipo esté en la posición de no jugar, en lugar del equipo al completo. Es decisión del equipo reclamar a ese miembro. Si no lo hacen, están aceptándolo y es posible se deban plantear alguna regla más de juego.


Ahora vuelve a tu realidad. Piensa en tu entorno de trabajo, en tu grupo de amistades, en tu familia. ¿A qué jugáis?

Un Coach de Equipos percibe estas realidades, junto con otras que forman parte de sus capacidades como Coach. Un Coach de Equipos rompe la dinámica, hace de espejo, desafía al equipo, le hace reflexionar, le hace tomar consciencia de su juego, del cuál puede que no se hayan dado cuenta. Puede que arrastren una tradición, una inercia de la misma compañía.

El Coach de Equipos acompaña a que el equipo se convierta en un equipo que juega a ganar, y además consiga su objetivo marcado como equipo.

¿Qué crees que puede hacer un Coach de Equipos por ti?  


Si tienes alguna duda, te espero en la sección de Contacto, estaré encantada de entablar conversación contigo al respecto de los Juegos de Equipos. En cualquier caso, y por supuesto, tus comentarios son bienvenidos en el blog.


Si no te quieres perder artículos como éste, te puedes suscribir al blog en este link.