¿Te han pedido opinión y no has sabido dar tu feedback? ¿Has tenido en alguna ocasión dificultades para expresar tu opinión? Sigue leyendo para aprender cómo hacerlo la próxima vez.

A mí me ocurría.

Me preguntaban: ¿Qué opinas de esto? ¿Cómo crees que lo he hecho? Y lógicamente, como me preguntaban, pues contestaba. Indicaba a la persona que me había hecho la pregunta si era de mi agrado o no, si consideraba que lo había hecho bien o no...

Lo violento era cuando mis respuestas eran negativas: "pues no me acaba de convencer" (así como suavizándola), o "pues no me gusta", "creo que yo lo haría de otra manera" (¡ya con la afirmación de cómo lo haría yo incluso!).

¿Te has encontrado en esta situación? ¿Te ha resultado incluso violento?

 

feedback-opinión


Ahora deja de pensar en ti.

¿De qué le sirvió tu opinión a la otra persona? Probablemente para tomar una decisión, o reafirmar su opinión, o incluso para hacer lo contrario de lo que le sugeriste (porque seguramente hasta le sugeriste algo, ¿verdad?).

Y... ¿qué aprendizaje se llevó la otra persona? ¿Hasta qué punto le caló tu mensaje para que en otra ocasión aplicara su misma decisión? ¿Crees que incluso volvería a dudar de nuevo? ¿Crees que puede volver con su inseguridad a ti en otra situación similar?

Por ejemplo, estás en el trabajo, o sentad@ en casa con tu hijo/a. Eres responsable de una persona que tiene una gran duda de si aquello que le has encargado está bien o no.  ¿A que lo primero que te sale es dar tu opinión? Incluso engrandecer tu ego con tu sabiduría sobre el tema en cuestión, dándole lecciones que nunca olvidará porque tú eres mucho mejor que él. ¿Te reconoces?

Te invito a que la próxima vez no actúes así.

La próxima vez ..., sólo pregunta. Pregunta, pregunta y pregunta.

Pregúntale por ejemplo:

  • cómo se siente con lo que te está entregando

  • cuánto le ha costado realizarlo

  • qué ha aprendido mientras lo hacía

  • qué es lo que más le gusta de lo que ha hecho

  • cómo se ha sentido mientras lo hacía

  • qué haría diferente si pudiera repetirlo


¿A que en esa situación que tienes en la cabeza se te ocurren más preguntas incluso?

Actuando de esta manera, el aprendizaje que se lleva esta persona es enormemente mayor que si te limitas a darle tu opinión.

Puedes creer que era tu opinión la que buscaba, pero no, BUSCABA SU SEGURIDAD. Tu opinión no necesariamente le transmite seguridad. Sí quizás otro punto de vista, pero un punto de vista que puede valorar o no, y que una vez valorado incluso puede deshechar, pues hasta puede no convencerle.

Así actúo yo como Coach, ya sea en mi ejercicio de Coach Ejecutivo, de Coach Personal o de Coach de Equipos. Ayudo a que mi cliente  adquiera un aprendizaje que reste consolidado. Le hago de espejo, le hago pensar, reconocerse, que aprenda de él mismo, que es el aprendizaje que se quedará consolidado, el de su propia experiencia.

 

En posts futuros te explicaré algunas técnicas más de cómo dar feedback. Hoy de momento he querido insistir en el hecho de que te muerdas la lengua cuando vayas a responder directamente con una afirmación, con una opinión, y sobre todo con un consejo, ¡ala! ¡directamente! :-)

 

Por cierto, responder a una pregunta con otra pregunta, no dicen que es lo que hacen los gallegos? ¡Pues deben ser los reyes de dar feedback!... junto con los coaches, claro :-)


Si tienes alguna duda, me puedes encontrar en la sección de contacto. Te animo a que practiques, te observes, y dejes tus comentarios en el blog.


Si no te quieres perder artículos como éste, te puedes suscribir al blog en este link.