Reflexión tras la lectura del libro "Coaching" de John Whitmore.

El cambio está en el día a día, a nivel macro, teniendo en cuenta la situación macroeconómica, el ritmo de la innovación tecnológica, el cambio climático, etc. La empresa que no se una al cambio, quedará delegada a un último plano, así que nos tenemos que subir al tren del cambio...


La naturaleza del cambio


En el aspecto de gestión de las personas en el entorno empresarial este cambio pasa por la gestión del talento, captación del personal, liberar el potencial latente, obtener lo mejor de nuestra gente… con lo cual volvemos al tema de obtener el mayor rendimiento. Las empresas se deben orientar a obtener el mayor rendimiento, no enfocarse en los resultados.

El coaching ayuda en este aspecto: para obtener el mayor rendimiento se debe cambiar la  actitud, la conducta de los directivos y la estructura organizativa, pasando de jerarquías a equipo y colaboración, de la culpa a la motivación y evaluación honesta, de la reserva y la censura a la apertura y honestidad; abandonar el estrés originado por la inseguridad y falta de autoestima, abandonar el miedo al cambio.

Este cambio que estamos viviendo, incluso desde el aspecto social, es un grito de demanda de implicación, de participación, de elección, en lugar a la obediencia y la resignación.

La responsabilidad personal requiere capacidad de elección, y la capacidad de elección implica libertad.