Si eres directivo, empresario o también asalariado, sigue leyendo. Es algo que tengo clarísimo y me gustaría compartir contigo.

Salgo a la calle. Miro alrededor. Veo locales vacíos, que están en venta o se traspasan. Voy al gimnasio, unas colegas hablan entre ellas de cómo tramitar los papeles del paro. Me llama mi hermana, ella también en el paro.

Pero no veo solamente esto.

Quedo con amig@s, cada un@ en su trabajo (afortunad@s) y están “hasta el moño”, hablando en plata. Si fuera por ell@s, se irían de sus empresas. Trabajan miles de horas, no tienen recompensas, sus sueldos están bloqueados, los beneficios sociales de los que disponían en su empresa están desapareciendo. Les cuesta ejercer su trabajo en un aura (llámalo como quieras) de negatividad. Han visto a muchos de sus compañer@s ser despedidos, y en muchas ocasiones de muy malas maneras. ¿Cómo van a creer en “la empresa”? La empresa que tanto les dio, y que ahora les ignora, les exige, les amenaza, les… ¡Qué manera más agradable de pasar (un mínimo de) 8 horas al día en tu vida!

También quedo con otros que además son altos cargos, mandos intermedios, o jefes de equipo. Hablan de costes, de recursos, de recortes. Sí, también piensan en las personas, pero con el enfoque de recursos. No son inhumanos, no, pero están en otra onda. Lógicamente piensan en mantener “la empresa” a flote, pero… ¿qué es “la empresa”? O mejor dicho… ¿quién es “la empresa”?

 

 Empresa-personas


“La empresa” son todos aquellos amig@s de los que anteriormente he hablado, los que tienen miedo, los que sufren las amenazas, los que viven en un sin-vivir.

 

Si eres jefe o jefa de equipo, directivo o directiva, ahora me dirijo a ti. Si tienes poder de mando, ¡invierte en ellos!

Sí, ya has recortado mucho, y te puedes plantear que quizás no lo suficiente, pero ¿te has parado a pensar qué harías sin “los recursos” con los que te has quedado?

Cuídalos como oro en paño. Repito, ¡invierte en ellos!

Retoma su plan de formación, retoma los encuentros o reuniones que promovían el networking entre y con ellos. Escúchales. Si detectas que alguno de ellos está “perdiendo fuelle”, dirígete a él, pregúntale qué le pasa, pon solución antes de que se queme. Sé humano. Ofrécele un apoyo.

Tienes tanto que poder hacer por él/ella. Por ejemplo:

-        evaluación y gestión de su talento

-        inversión en formación: idiomas, habilidades

-        un diagnóstico de imagen interna y externa

-        desarrollo profesional y mejora o preparación de competencias, ya sean para el puesto que ocupa o para el que se le necesita (¡ahí entra el coaching ejecutivo!)

Tienes grandes talentos (de hecho seguro que te has desprendido de otros tantos), así que cuídalos antes de que se quemen.

Piensa en si tu estrategia de gestión de personas es la más apropiada. Te invito a escribir 10 puntos sobre qué estás haciendo por tus empleados.

¿Vuelves a pensar en costes? ¿Qué precio tiene que tus empleados te ayuden a sacar adelante la empresa y sus proyectos? ¿Cuánto pagarías por lograr esos beneficios que tienes en la cabeza? Ellos son tus herramientas. ¿A que un dentista o un mecánico cuida las suyas? ¿Te has planteado cómo las cuidas tú?

 

También, si eres empleado (que no subordinado – no me gusta nada ese palabro), no te sumerjas en la negatividad. Dirígete a tu superior(a). Infórmale de cómo te encuentras. Él tiene también sus temores. Apórtale ideas. Si quieres saber cómo hacerlo, lee 5 pautas para comunicarte con tu jefe.

Si te quejas, ¿a quien lo haces? ¿A tu pareja? Él/Ella no puede solucionar nada. Prepara tu argumentación, esquematízala, ordénala y plantéasela a tu superior(a).

 

Seamos humanos, no sólo recursos. Cuidémonos, y ahora más que nunca, que dependemos los unos de los otros. ¿No crees? Como ves, yo no puedo estar más segura de ello.



Si tienes alguna duda, te espero en la sección de Contacto, estaré encantada de entablar conversación contigo al respecto de este tema. En cualquier caso, y por supuesto, tus comentarios son bienvenidos en el blog.


Si no te quieres perder artículos como éste, te puedes suscribir al blog en este link.