Vivimos el día a día tomando decisiones contínuamente. Ya comenzamos el día anterior decidiendo la hora a la que poner el despertador. Podéis pensar que no es una decisión, que debe ser a esa hora, sino llegaremos tarde al trabajo. Pero podemos decidir llegar tarde al trabajo. O podemos decidir despertarnos antes para "remolonear" conscientemente en la cama, o para levantarnos y aprovechar más el día.


Decisiones, temores y acción


Si ya comenzamos decidiendo cuando ponemos el despertador por la noche, luego decidimos hacerle caso, y así. Si una acción tan diminuta es una decisión, ¿somos capaces de saber cuántas decisiones tomamos al día?

Algunas decisiones forman parte del día a día, de nuestros hábitos, de nuestras acciones insconscientes, y... ¿son estas decisiones las que nos cuesta tomar? No. Las que nos cuesta tomar son esas acciones conscientes, las que no son inmediatas, las que nos tocan por dentro. Incluso las que te pueden hacer cambiar la vida. O la de los demás.

Tenemos en cuenta las consecuencias de nuestras decisiones conscientes en nuestro entorno, en nosotros mismos. Cerramos una puerta, abrimos otra. ¿Habéis oído "Cuando una puerta se cierra, una ventana se abre"? Temenos lo desconocido. Tememos hacer daño a los demás. Tememos que la decisión que tomemos sea la incorrecta. Tememos hacernos daño. Tememos salir de nuestra zona de confort...

¿Cuánto tiempo podemos ser capaces de estar tomando una decisión? Días, semanas, meses... Y... ¿a qué conclusiones llegamos la mayoría de veces? A una de las primeras opciones, la que nos removía por dentro, la que nos tocaba nuestra fibra, la que no decía nuestro corazón. Si no es esa, nuestra consciencia nos hace ver que optamos por otra, pero que dejamos la que sería nuestra opción vital.

¿Es necesario tardar tanto en tomar una decisión? Qué te hace esperar a tomarla? ¿Quién te puede ayudar a agilizar este proceso? ¿Quién te puede hacer ver cuál es la opción que más te llena? ¿Qué te puede hacer ver que esa decisión no daña a tu entorno? Las preguntas que te puede hacer tu coach.

Un abrazo. Tu coach