En un post anterior ya tratamos Los 5 puntos para gestionar tus expectativas en los demás. En esta ocasión, como Coach, te puedo ayudar a definir las expectativas que se crea uno mismo para que las puedas cumplir. ¿Quieres saber cómo?

Lo primero de todo... ¿Qué es una expectativa? Te invito a leer a continuación las siguientes definiciones y características:


  1. Suposición centrada en el futuro (sin plazo definido). Definimos que será algo que nos gustaría que ocurriera en un futuro, pero no definimos una fecha fija.

  2. Esperanza, deseo de realizar o conseguir algo. Y ahí se queda. En un deseo, en una esperanza sin un plan de acción. ¡Incluso en ocasiones no llegamos a dar el primer paso!

  3. Puede o no ser realista. En más ocasiones que menos, es bastante inviable que consigamos la expectativa que tenemos, sobre todo por la falta de plan de acción anterior. Puede que, incluso aunque hubiera plan de acción, fuera una expectativa realmente difícil de conseguir.

  4. Un resultado menos ventajoso ocasiona una decepción. Cuando vamos a por expectativas que no se llegan a cumplir, aparece la decepción, la frustración, de modo que nos sumergimos en un diálogo negativo interior del cual nos cuesta salir.

  5. Puede depender de terceras personas. Si además necesitamos de la involucración y compromiso de otras personas, se añaden más factores que pueden impactar en la probabilidad de éxito.

  6. Responsabilizo a otros si no se cumple. Si hay terceras personas involucradas, seguramente iremos primero a echar la culpa del no-éxito a las otras personas antes que a nosotros mismos.

  7. Si algo que pasa es completamente inesperado es una sorpresa. Si, por un casualidad, resulta que se consigue la expectativa, ¡qué bien!, bienvenida sea, y se vive como una sorpresa debido a la falta de acción durante el proceso.

  8. Una expectativa sobre la conducta o desempeño de otra persona, expresada a esa persona, puede tener la naturaleza de una fuerte petición, o una orden. Y ahí vamos al post anterior sobre Los 5 puntos para gestionar tus expectativas en los demás



¿Qué es lo que más te resuena? Si ahora piensas en una expectativa que te hayas marcado anteriormente sin haberla conseguido, ¿cuál de estos puntos se cumplió?

 

Objetivos expectativas coach


 

¿Qué te parece si le damos la vuelta a los puntos anteriores? Mira a ver cómo te suena lo siguiente:

  1. Definido en un lapso definido de tiempo. Imagina que a tu expectativa le hubieras marcado un plazo de tiempo definido, incluso una fecha concreta y realista. Por ejemplo: 31 dic 2013. ¿Cómo cambia te la perspectiva de esa expectativa?

  2. Un propósito o meta que se propone a cumplir. Ya no es una esperanza o deseo. El enfoque cambia a propósito o meta. ¿Cuál es la diferencia? El foco. Hay un foco  hacia la cual dirigiremos nuestros recursos y esfuerzos. Definiremos un plan de acción y nos pondremos a ello.

  3. Específico y alcanzable.

    1. Específico: concreto, no etéreo, que para cada uno signifique una meta concreta hacia la cual dirigirse.

    2. Alcanzable: realista. ¿Tienes los recursos que necesitas? ¿Dónde y cómo los puedes conseguir? ¿En qué te basas para saber con antelación que puedes conseguir esta meta?



  4. Medible. ¿Cómo vas a ir comprobando a lo largo del proceso hacia tu expectativa/meta que vas en buen camino? ¿Qué criterios o puntos de validación puedes definir? Estos puntos de control van a ayudarte a evitar la decepción al final del proceso, evitarán que no consigas tu meta, sino que vayas reajustando el plan para alcanzarla.

  5. Depende de uno mismo. No hay terceras personas. Yo pongo los recursos, los esfuerzos, defino mi plan y lo llevo a cabo.

  6. Yo soy el responsable del proceso. Si hubiera terceras personas no tendrían la responsabilidad sobre mi éxito o mi fracaso.

  7. Si llego a cumplir mi expectativa, sería fruto de mi... perseverancia, de mi compromiso con mi foco y mi plan, y me felicitaré por ello.

  8. No definiré expectativas/metas sobre otros. Ellos serán los responsables de sus vidas, sus decisiones, sus actitudes. No les solicitaré ni forzaré a que cambien.


¿Cómo te suenan estos 8 puntos? ¿Te digo qué ha cambiado?

Si te has dado cuenta he comenzado a utilizar las palabras "foco" y "meta" con la intención de evitar la palabra que ahora te voy a indicar. Todos estos últimos 8 puntos son las 8 características principales de un... "OBJETIVO".

Sí. Objetivos y no Expectativas. Si ahora volvemos a tu expectativa, la que anteriormente pensaste que no se cumplió, ¿qué podría haber pasado si hubieras aplicado las 8 características de los objetivos?

 

Seguro que ahora ya tienes en mente alguna expectativa nueva. ¿Cómo puedes conseguir que tu expectativa se cumpla? ¡Convirtiéndolas en Objetivos! ¿Por dónde vas a comenzar? ¿Quieres que te ayude como Coach?



Si tienes alguna duda, te espero en la sección de Contacto, estaré encantada de entablar conversación contigo al respecto de este tema. En cualquier caso, y por supuesto, tus comentarios  son bienvenidos en el blog.



Si no te quieres perder artículos como éste, te puedes suscribir al blog en este link.