Si piensas que hoy voy a hablar de política, no. No es un post político. Es más bien una reflexión respecto a otro paradigma que está cambiando: el de la Autonomía, desde el punto de vista de la Autosuficiencia. ¿Curiosidad?



Hace unos días estaba corriendo, y es que últimamente, al igual que más personas, me estoy aficionando a esto del running. Suelo ir por una zona en la cual hay un polideportivo bastante grande, que tiene también pista de atletismo. Una persona me llamó la atención. Si yo iba planteándome el finalizar mi recorrido o dar una vuelta más, toda duda se disipó en cuanto vi a una persona. Estaba en la pista de atletismo, haciendo uso de su bicicleta de tres ruedas, y del gran esfuerzo que le suponía utilizarla a su máxima velocidad. Era una persona discapacitada, eso dicen, aunque en cualquier caso estaba demostrando que estaba mucho más capacitado que yo.

 

¿A dónde quiero ir a parar?


Pues aparte de recordar el último post que escribí de Auto-Liderazgo vs Victimismo, que creo que viene totalmente al hilo de la anécdota anterior, también hablarte de cómo el modelo de autonomía se está haciendo cada vez más patente frente al de la dependencia.

 

¿En qué sentido?


En esta vorágine de crisis (yo prefiero llamarla transformación) que estamos viviendo, se ha demostrado que se han derrumbado castillos que pensábamos que eran indestructibles.

  • Empresas de gran reputación y bien posicionadas en el mercado que han realizado expedientes de regulación de empleo.

  • Organizaciones familiares que están realizando una inmersión en la globalización rompiendo paradigmas ante sus empleados o colaboradores.

  • Bancos que nos transmitían unos valores de confianza y seguridad que han demostrado que no ejercían realmente lo que predicaban.

  • ...


¿Qué nos ha estado pasando?


Hemos confiado.

Depositábamos nuestra confianza plena en el ente empresa que nos iba a proporcionar la estabilidad deseada.

Depositábamos nuestra confianza en que la generación siguiente de la empresa familiar mantuviera la filosofía de empresa sin realizar grandes cambios.

Depositábamos nuestra confianza en la entidad bancaria "de toda la vida" que nos asesoraría como deseábamos que hiciera.

 

¿Y en qué se transformaba dicha confianza?


En dependencia. Dependíamos, y en muchos casos dependemos, de que un tercero mantenga nuestro nivel de vida. Nuestra zona de confort estaba bien definida. Nos acostumbramos a considerar que nuestro entorno fuera responsable y nos tuviera en cuenta.

 

¿Y ahora?


Autonomía-Autosuficiencia

 

Ahora...

... queda demostrado que realizar tu trabajo al modo anterior no es garantía. Se abre una nueva dimensión. La de generar valor. Ya no puedes quedarte en modo autómata, esperando asignaciones de tareas, cumpliendo con lo que está estipulado y ya está. Serás parte de la media, y por lo tanto potencial área de riesgo como lo han sido otros.

El momento actual te pide que aportes más. Seguro puedes aportar gran valor a tu empresa si analizas qué se te da bien, dónde hay un gap (vacío) en tu entorno más cercano de trabajo en el que puedas aportar, ya sean habilidades técnicas, de comunicación, digitales, organizativas, creativas... ¿Cuántas de ellas están adormecidas en tu día a día? ¿Hasta qué punto haces uso de ellas? ¿Te has ofrecido voluntari@ en alguna ocasión en las que hayas podido demostrarlas?

 

... queda demostrado también que las oportunidades no aparecen solas. Debes ir a por ellas. Necesitas ejercer tu autonomía  y autosuficiencia para demostrar tus habilidades, tus competencias, tu experiencia. No esperes a que los demás te pregunten. Muéstrate tú. Despierta.

 

... queda demostrado que necesitas encontrar otras vías que no has explorado todavía. Sigue haciendo lo que has hecho hasta el momento y no generarás ningún cambio. Investiga. Explora. No esperes a que los demás te encuentren.

Si eres de los afectados por el desempleo, utiliza los recursos que tienes alrededor tuyo. No esperes que te vayan a llamar por el hecho de haber entregado un curriculum o haber enviado un mail. Explora otras alternativas. Haz uso de todas las posibilidades que se abren ante ti. Por ejemplo, ¿te habías planteado utilizar las redes sociales como ventana y escaparate al mundo exterior? No dependas de que las empresas lean tu CV, haz que lo encuentren.

 

... queda demostrado que las carreras profesionales se van dilatando. Las organizaciones se aferran a un modelo estable en el cuál si deseas promocionar necesitas destacar. No esperes que sean ell@s quienes valoren tu dedicación y desempeño. Hazlo patente. Sé autónom@ y proactiv@. Tu autonomía te llevará al éxito, con lo que tú consideres que sea tu éxito.

 

... queda demostrado que el trabajar por cuenta ajena es a la vez una entrega, pues deposito mi porvenir económico en una organización de la que dependeré. Una elección muy lícita. Trabajar por cuenta propia tampoco es tampoco garantía de estabilidad, y aun así, ¿qué hace que la mayoría de freelance/autónomos/emprendedores que ha cambiado de paradigma no cambien su estilo de vida actual por el anterior de trabajar por cuenta ajena? No cambian su autonomía ni flexibilidad por la dependencia o régimen establecido.

 

... queda demostrado que si quieres ampliar horizontes, si quieres adquirir nuevas habilidades o nuevos conocimientos necesitas adquirirlos por ti sol@. En estos momentos las partidas de formación (bajo el viejo paradigma) se ven reducidas, por lo que si crees que dependes de que te asignen cursos de formación, "lo llevas crudo". Cambia de filosofía. Ves a por la información y crea tu entorno de formación. El futuro pasa por los EPA's (Entornos Personales de Aprendizaje). Busca la información allá donde esté y aliméntate de ella.

 

Por lo tanto...


... queda demostrado que necesitas hacer uso de tu autonomía para conseguir lo que deseas. No dependas de que te venga dado.


 

 

Si tienes alguna duda, te espero en la sección de Contacto, estaré encantada de entablar conversación contigo al respecto de este tema. En cualquier caso, y por supuesto, tus comentarios  son bienvenidos en el blog.


 

Si no te quieres perder artículos como éste, te puedes suscribir al blog en este link.